domingo, 13 de septiembre de 2015

Memories of Barcelona. Día 7

Y por fiiiiiiin, llegamos al final de la review del viaje de Barcelona. Casi un año después nada más y nada menos ( ya me vale, lo sé). Bueno, como ya sabéis que más vale tarde que nunca, vamos con la última parte de este viaje de una semana a la ciudad de Barcelona. 

Gracias a mi primo Juan, que nos ofreció en nuestro encuentro, llevarnos a Monserrat pudimos visitar este lugar tan bonito. El domingo muy temprano tomamos rumbo hacia allí y como dice el dicho: a quien madruga, Dios le ayuda, porque cuando llegamos apenas había gente, algo que al abandonar el lugar era todo lo contrario, y la cola de coches bajaba por gran parte de la montaña.


Las peñas y montañas tienen esa forma peculiar y ese color porque según me explicó mi primo, ese terreno estuvo durante millones de años bajo el mar, con los movimientos de las placas tectonicas y la bajada del nivel del mar, dio lugar a que este hermoso paisaje floreciera, que cuenta con una leyenda:

En el año 880, un sábado por la tarde, unos pastores vieron descender del cielo una fuerte luz, acompañada por una hermosa melodía. El sábado siguiente la visión se repitió. Los cuatro siguientes sábados los acompañó el rector de Olesa que pudo dejar constancia de esa visión. El obispo, al enterarse de la noticia, organizó una visita durante la cual encontraron una cueva en la que se hallaba la Santa Imagen. El obispo Vila propuso trasladar la imagen a Manresa pero, al sacar la imagen, esta se hizo tan pesada que no la pudieron mover. El obispo interpretó este fenómeno como el deseo de la Virgen de quedarse en ese lugar y ordenó construir una capilla.

El monasterio por dentro es precioso, en cuyo interior podemos ver la famosa "moreneta", entre otras de sus muchas maravillas. Nosotros hicimos una ruta por uno de los caminos que hay para pasear y ver el templo y sobre todo el paisaje desde otra perspectiva, aprovechando que teníamos un día soleado, aunque si vais a partir de octubre, os recomiendo ir abrigados porque aunque en Barcelona hace muy buen tiempo en invierno, Monserrat está a una altura considerable, y cuando fuimos nosotros a pesar de que hacía un día de sol, el viento creaba una sensación de baja temperatura considerable. Pero a pesar del tiempo, disfrutamos muchísimo de este lugar, distinto de todo lo que he visto hasta ahora. Éste fue el último lugar de turisteo que visitamos, dado que ese día era para despedirse de amigos y familiares y comilonas.


Desde aquí, quiero dar mi más sincero agradecimiento a mi tía Flori, a mi primo Juan y a mis amigas Eli, Rosa y Moni por haber hecho de este viaje tan bonito y especial. Gracias por formar parte de él. 

De Barcelona, sólo puedo deciros que me enamoró por completo, es una ciudad preciosa, con mucha historia, cosmopolita y con paisajes muy variopintos, como es tener la playa a un lado y la montaña a otro. Me encantaría volver, y no tardando mucho, y de ser posible me gustaría acercarme hasta Girona, de la que he oído maravillas.

Para finalizar la review del viaje, os dejo con un vídeo con un montón de fotos de muchos de los momentos que allí pasamos. Espero que os haya gustado, y en breve nos embarcamos a la primera escapada que hice este año: nos iremos hasta Madrid.

*** Muy feliz semana, gente linda ***





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...