viernes, 10 de julio de 2015

Memories of Barcelona. Día 4 y 5

Bueno y después de mucho, muuuucho tiempo, me he decidido a terminar la reseña del viaje a Barcelona, que con la tontería ya hace 7 meses de nuestro viaje, y si no me pongo ahora, no lo haré nunca, y cuando quiera hacerlo se me juntará con la del viaje a Londres y no puede ser... Así que comenzamos:

Nuestro cuarto día por tierras catalanas, comenzó en la Plaza de España de la ciudad, ya había leído por algunas reviews que las mejores vistas de la plaza se admiran desde lo alto de un centro comercial que hay enfrente y es cierto, así que si tenéis pensado ir, no os perdáis la oportunidad de subir aquí y así disfrutar desde otra perspectiva de las hermosas vistas.

Leti y yo cansadas de cargar con bolsos nos compramos la misma mochila
made in Decatlhon.


Desde allí y todo recto, nos dirigimos al Museo Nacional de Arte de Cataluña, una visita imprescindible para  todo amante del arte. Es un palacio que se encuentra situado en la montaña de Montjuic, y se contruyó en 1929 y que destaca por su impresionante colección del Románico:





También podéis ver algunas obras de Mucha, por el cual siento
verdadera devoción.

Después de pasarnos toda la mañana en el Museo, nos fuimos a visitar el Pueblo Español, un museo arquitectónico que representa el pueblo ibérico con sus estilos de casas y diferentes monumentos que integran nuestro estilo de vida. El lugar está muy bien, aunque hay monumentos que se echan en falta como alguna catedral en miniatura.



Decidimos comer en "tierras gallegas" en este restaurante donde comimos de lujo muy buen de precio:





Al atardecer no podía faltar foto con el famoso Arco del TriunfoA diferencia de otros arcos de triunfo de marcado carácter militar, el Arco de Triunfo de Barcelona tiene un mayor componente civil, caracterizado por el progreso artístico, científico y económico:



Desde allí, nos dirigimos al precioso Parque de la Ciudadela...


... donde mis amigas se hicieron muy amigas de este mamut. Yo no tenía ya ni fuerzas para subirme. Estaba realmente agotada, y es que siempre hago igual en los viajes: soy la última en acostarme y la primera en levantarme...


Para acabar ese día, necesitábamos reponer fuerzas y lo hicimos junto a mi primo Juan y su esposa en un italiano.

Mi cara de felicidad ante un plato de comida... aichsss...
comer qué placer :P


Al día siguiente, en nuestro quinto día por tierras de Barcelona, lo comenzamos en el Tibidabo, una de las zonas más bonitas que visitamos en Barcelona (y mira que la ciudad es preciosa). Este sitio tienen un encanto muy especial y donde se encuentra el Templo del Sagrado Corazón, obra del arquitecto Enric Sagnier i Villavecchia y finalizada por su hijo Josep Maria Sagnier i Vidal. Su construcción se prolongó de 1902 a 1961 y es precioso. Desde él, disfrutamos de unas vistas preciosas:




Por la tarde, quedamos con mi tía y nos dimos otro paseo por el barrio gótico en compañía de mi tía, quien nos descubrió lugares realmente interesantes como son las columnas del templo de Augusto, que se encuentran en un callejón, escondidas y con una señalización bastante mala y poco visible. Mucha gente ni sabrá que puede deleitarse con estos restos que a mí personalmente me encantaron:




Fuimos a ver el Museo de Cera, que me llamaba la atención por tener bastantes personajes históricos. Hay figuras que son realmente penosas (mención especial: zona Star Wars) y otras que no están mal pero desde luego en ese sentido nos queda mucho que progresar comparando con museos como el de Londres (mi próximo destino. Estoy que no me soporto ni yo por visitar esta ciudad. Ansia viva... ansia viva)

Que se me rompe el cuello...



Nos volvimos a pasar por el Bosque de las Hadas que está al lado del museo para ver si ya estaba el hadita y siiii: tuvimos suerte y yo más contenta que unas castañuelas ya que por fin tenía una foto con el único hada que habita este bosque (el que la sigue, la consigue, no hay duda). Como sugerencia: podrían poner alguna más, señores dueños de la cafetería ;)



Para acabar el día fuimos a ver el espectáculo de las fuentes mágicas de Montjuic que estaba a tope de gente. El espectáculo empezó de forma fantástica con las bandas sonoras de El señor de los anillos, El padrino, Disney... peeeero todo ese ímpetu inicial terminó con una música y un ritmo insufrible, al final acabamos aburriéndonos y nos fuimos. Una pena, la verdad.


Y hasta aquí, la reseña de estos dos días. En breve, pondremos rumba a... PortAventura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...