jueves, 8 de enero de 2015

Opinión personal y...15 curiosidades (que probablemente) no sabías sobre Willow

Se acabaron las navidades, un año más. Pero no por ello vamos a dejar de tener magia a lo largo del año, no os parece? Y para los que los que pertenecéis a la década de los ochenta y anteriores, seguro que os apetece retroceder un poquito en el tiempo. Hoy lo haremos con una película a la cual le tengo un cariño muy especial desde bien chiquitita: Willow. Y para "ambientar" la entrada, darle al play al siguiente vídeo para escuchar la fantástica banda sonora que compuso en su día James Horner:








Director: Ron Howard
Año: 1988
Reparto: Warwick Davis, Val Kilmer, Joanne Whalley-Kilmer, Jean Marsh, Gavan O'Herlihy, Patricia Hayes, Billy Barty, Pat Roach, David Steinberg, Phil Fondacaro, Tony Cox, Robert Gillibrand, Mark Northover, Kevin Pollak, Rick Overton, Maria Holvoe, Ashley C. Williams


Sinopsis: Cuento medieval con brujas, enanos y poderes mágicos. En las mazmorras del castillo de la hechicera y malvada reina Bavmorda, una prisionera da a luz a una niña que, según una antigua profecía, pondrá fin al reinado de la hechicera. La comadrona intenta salvar a la niña de la ira de Bavmorda, pero, alcanzada por los perros de presa del castillo, no tiene más remedio que arrojar la cuna al río. Gracias a la corriente, la cuna llega a un pueblo de enanos, donde la niña es adoptada por el valiente Willow.





Opinión personal: Willow es una película que merece la pena ver siempre, pase el tiempo que pase y a pesar de que los efectos especiales hayan perdido gran parte de su encanto con el avance de los tiempos. Para mí es la película de fantasía perfecta después de tantos años porque  combina inteligentemente la acción con grandes dosis de humor, el amor, la superación y la amistad. El ritmo vigoroso que posee impide el aburrimiento del espectador y las buenas interpretaciones de los actores, hacen que esta película no quede fácilmente en el olvido.  No es una peli perfecta, pero tiene ese "algo" que hace que te encariñes con ella y no la puedas olvidar a pesar del paso de los años. Simplemente: es mágica y muy entrañable.

Tal y como ha evolucionado el cine en los últimos años, siendo cada vez más difícil encontrar cine de buena calidad, Willow es un paréntesis de brillantez imaginativa, con un buen guión y fantásticas recreaciones y una preciosa banda sonora. Además, están esos mensajes que transmiten al espectador de forma muy clara y entre ellos, éste es mi favorito: "no tengas miedo de enfrentarte al inmenso mundo a pesar de tu tamaño, con valor y esfuerzo puedes conseguir tus sueños".  Si no la habéis visto aún, darle una oportunidad, creerme cuando os digo que os puede sorprender.

Por cierto, me han comentado que tienen en mente un remake... Miedito, no... Lo siguiente, me da... aichsss.



Y ahora, os dejo con 15 curiosidades que ha recopilado de forma fantástica en una ocasión más Cinemanía:


1. ¿Un El Hobbit apócrifo?



Algunas páginas de internet (como la Wookiepedia, enciclopedia online de referencia para Star Wars) afirman que el proyecto de Willow nació cuando George Lucas no pudo hacerse con los derechos de la novela de Tolkien. Según dichas fuentes, que por desgracia no están contrastadas, el patriarca galáctico habría optado por ponerse la Tierra Media por montera, concibiendo una historia sospechosamente similar a la de Bilbo Bolsón y compañía. Por otra parte, la versión del propio Lucas es bastante diferente: según cuenta, el origen de Willow está en un proyecto llamado Munchkins (en homenaje a los enanos de El mago de Oz) que le daba vueltas por la cabeza desde 1972. ¿Cuál de las versiones es la auténtica? Nos tememos que nunca se sabrá.


2. Una estrella de estatura reducida


Warwick Davis, el actor inglés que protagonizó Willow, era ya un viejo conocido de George Lucas. Ambos se encontraron cuando, con tan solo 13 años de edad, Warwick dio vida a Wicket, el ewok que se hace amigo de la princesa Leia en El retorno del Jedi. Un papel por el cual, además de su sueldo, recibió una colección completa de juguetes de la saga que le regaló Mark Hammill. Dado que Lucas se había planteado desde el principio que el protagonista de su nuevo filme fuese bajito (“Mis películas favoritas hablan de un hombre pequeño enfrentándose al sistema”, explicó, “y esta vez decidí enfocarlo de una forma más literal”), Davis fue su primera opción. El actor aceptó encantado, y con ello se convirtió en uno de los pocos intérpretes enanos en encarnar al héroe de una película de acción. Y, además, con su cara totalmente visible.


3. Los tres monstruos del ‘flop’ fantástico


A la hora de buscar financiación para Willow, Lucas y el director Ron Howard tuvieron varios problemas. Tres, concretamente: sus nombres eran El dragón del lago de fuego, Legend, Dentro del laberinto y Krull. Pese a ser estupendas (bueno, al menos dos de ellas lo fueron), estas tres epopeyas de fantasía se habían pegado notables batacazos en taquilla, con lo que ninguna productora major quiso jugarse otra vez el dinero con un filme similar.


4. La conexión replicante


Inesperadamente, la salvación para el filme llegó de manos del productor Alan Ladd Jr., hijo del mítico actor, quien ya se había forrado produciendo Alien… Y que casi se arruina financiando Blade Runner. Ladd corrió con los gastos a cambio de los derechos de Willow para cine y televisión, dejándole a Lucas la parte de los beneficios correspondiente al vídeo doméstico y el merchandising. Exacto: un acuerdo muy parecido al que Fox y Lucas suscribieron para Star Wars.

5. Un bebé muy mágico (y robótico)




Sin duda, uno de los aspectos más riquiños de Willow es la presencia de Elora Danaan, la pequeña a la que deben escoltar los protagonistas. Proporcionarle un papel tan importante a una niña de tan corta edad acarreó no pocos problemas a la producción: para empezar, y siguiendo la costumbre, la nena fue encarnada por dos gemelas, las hermanas Kate y Ruth Greenfield. Para seguir, dado que las chiquillas tenían seis meses de edad, estaban aún bastante pelonas, con lo cual hubo que ponerles pelucas (pegadas con jarabe de maíz) para que luciesen el pelazo de Elora. Y, para terminar, a fin de que no sufriesen daños en las escenas de riesgo, muchas veces fueron reemplazadas por dobles robóticos (animatronics) que pesaban la friolera de cinco kilos. Los brazos de Warwick Davis, Val Kilmer y Joanne Walley sufrieron lo suyo al acunarla



6. No es cristal líquido, pero casi




La escena que más problemas planteó a Industrial Light & Magic (ILM), la compañía de efectos especiales propiedad de Lucas, fue la transformación de la hechicera Finn Raziel. Para plasmar en la pantalla las sucesivas chapuzas perpetradas por Willow y su varita mágica, los técnicos de ILM renunciaron a sistemas tradicionales, como el uso de fundidos, que hubieran quedado muy cutres, y decidieron acudir a Doug Smythe, especialista en efectos digitales. Smythe tardó casi un año en crear un programa adecuado para la escena, pero esa aplicación supuso el primer uso cinematográfico del morphing (transformación de imágenes en tiempo real), y un antepasado de las técnicas que el propio Smythe emplearía, cuatro años más tarde, en Terminator 2 para las mutaciones del T-1000.





7. John Cusack, el (casi) guerrero



¿Te imaginas al guerrero Madmartigan con el rostro del protagonista de Más vale muerto y Dieciséis velas? Pues eso estuvo a punto de ocurrir: George Lucas y el guionista Bob Dolman escribieron el papel pensando en Cusack, quien por entonces estaba abandonando su etapa de ídolo adolescente y buscando papeles más ‘serios’. Sin embargo, el hermano de Joan Cusack no dio la talla en las sesiones de cásting, y Kilmer (quien por entonces ya era popular gracias a sus papeles en Top Secret y Top Gun) se llevó la espada. ¿Una suerte para él? Pues, según lo que leerás a continuación, es posible que no…


8. Val Kilmer, la percha de los golpes


De entre todos los actores que trabajaron en Willow, Kilmer fue el que peor lo pasó. Vale que tuvo libertad para improvisar sus diálogos (ignoramos, eso sí, si lo de “¡Pek, pek, pek!” fue idea suya), pero para su primera escena, cuando aparece enjaulado, tuvo que pasarse unas cuantas horas con los grilletes puestos y encogido entre barrotes. Por si eso fuese poco, la jaula se le cayó encima durante una de las tomas, dejándole con un tobillo fastidiado: su cojera puede apreciarse en varias escenas. Por suerte, se libró de llevarse más castañazos durante la mítica persecución en carromatos: la mayor parte de los golpes en esa escena se los llevó un especialista.


9. La historia secreta de Madmartigan y Sorsha


Los dos personajes más cañeros de la película tenían sus respectivos trasfondos, los cuales quedaron fuera del guión definitivo pero resurgieron en las novelizaciones y los cómics. Madmartigan, sin ir más lejos, había sido un noble caballero… Que echó su reputación por tierra desertando del ejército de Galladorn (un reino destruído por la malvada reina Bavmorda) y liándose con malas mujeres. En cuanto a nuestra princesa guerrera favorita, no era la hija biológica de la reina, sino que había sido adoptada por Bavmorda después de que esta convirtiese en piedra a sus padres. Andando Lucas en el ajo, no nos hubiese extrañado nada que, encima, fuesen hermanos


10. Los monstruos son los críticos


Como es bien sabido, George Lucas no era precisamente el niño bonito de la crítica de cine en EE UU (bueno, y casi que en todo el mundo). Con lo cual, Willow le sirvió para propinar sendas collejas a tres de sus peores enemigos. Eborsisk, el dragón de dos cabezas, debe sus nombres a los periodistas Gene Siskel y Roger Ebert. Y la mayor ofensa se la llevó la terrible Pauline Kael, cuyo apellido sirvió para bautizar al general Kael, el esbirro de la reina Bavmorda. La crítico, que había puesto a parir a las películas de Star Wars, tuvo la elegancia de mencionar este “homenaje a moi” en su reseña para el New Yorker. Una reseña negativa, faltaría más.


11. Mi hermano el dragón

El reptiliano Eborsisk no sólo sirvió para ‘homenajear’ a Siskel y Ebert. Porque, lo creas o no, sus facciones están basadas en las de Clint Howard, el hermano del director. Ron solía incluir cameos de su pariente en todas sus películas, pero como en Willow no había ninguna escena que se prestase a ello, pidió este favor al equipo de efectos especiales. Por una parte, podemos decir que no le hizo ningún favor, porque el bicho es extremadamente feo, pero aparecer en una película en forma de un gigante bicéfalo que escupe fuego mola bastante…


12. Un cameo de R2-D2


Las escenas ambientadas en la aldea de los newlyn (el pueblo al que pertenece Willow) eran ideales para que Lucas incluyese en el filme a otro viejo amigo: nada menos que Kenny Baker, el intérprete de nuestro droide astromecánico de cabecera, quien aparece en el papel de un músico. Por otra parte, señalemos que Warwick Davis conoció a su futura esposa durante el rodaje de estas mismas escenas.


13. Novelas mutantes


Dado que se produjo en plena edad dorada de las franquicias, Willow tuvo sus correspondientes adaptaciones en forma de cómics, de videojuegos… Y de una trilogía de libros en las que vale la pena centrarse un poco. Para empezar, porque no se trata de una novelización al uso (aunque la película también tuvo una de esas), sino de una secuela en forma literaria que expandía la historia de Willow, de una Elora Danaan ya adolescente y de sus amigos. Y, para seguir, porque fueron escritas al alimón por George Lucas y Chris Claremont, el guionista más importante de la historia de los X-Men. Sentimos decir que, pese a ello, Chronicles of the Shadow War (ese es su título colectivo) no cuenta con un triste cameo de Lobezno o de Magneto. Con lo que hubiese molado…


14. ¿Un éxito? Según se mire…


Probablemente, George Lucas y Ron Howard ya se olían que Willow no iba a gustarle mucho a los críticos: aun hoy, la puntuación de la película en Rotten Tomatoes es de un escueto 46 por ciento, algo que nos resulta incomprensible, y pese a ser nominada a dos Oscar (Mejores Efectos Visuales y Mejor Sonido) perdió ambos en favor de ¿Quién engañó a Roger Rabbitt?, lo que sí tiene sentido. Por otra parte, Lucas sí pensaba que el filme iba a ser un blockbuster tremendo, confiando en que se llevaría por delante incluso a E.T. Pero Spielberg rió el último, porque Willow no rentó demasiado en pantalla grande. ¿Cuál fue su salvación económica? Pues la que ya te estás imaginando: los beneficios del vídeo doméstico, que ya habían salvado de la ruina a La princesa prometida. Lástima que eso no diera lo suficiente como para rodar ninguna secuela, ni para llevar a cabo esa serie de animación que tan buena pinta tenía.


15. Buscando empleo a actores bajitos


La fama conseguida con Willow permitió a Warwick Davis desarrollar una carrera, si bien no estelar, sí más afortunada que la de muchos actores enanos en Hollywood. Su papel más memorable ha sido el de Flitwick, el profesor duende de la saga Harry Potter. Por otra parte, Davis dirige la agencia de empleo Willow Management, dedicada a buscar papeles para actores que no superan el metro y medio de estatura. Desde 2004, además, Willow Management se ha especializado en trabajar con intérpretes que, sin padecer problemas de crecimiento, se consideran encasillados y desean trabajos diferentes. En 2010, el protagonista de Willow publicó sus memorias en un volumen prologado por George Lucas y titulado, acertadamente, El tamaño no importa

17 comentarios:

  1. Ayyyy, por favor, ¡qué puedo decir de esta película! *_* La adoro, me encanta, es mágica y tierna y ... ais... Madmartigan (insertar aquí muchos corazones) jajajaja.

    Algunas de estas cosas ya las había leído por ahí, pero otras curiosidades no las conocía :D Así que me ha encantado la entrada, siempre es un placer adentrarse un poquito más en el mundo de Willow.

    Un besote preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooooooh, siiiii ese Madmartigan es el prota absoluto de la peli (insertar aquí también muchos corazones)... jajaja

      Yo te doy las gracias a tí por pasarte por mi riconcito ;)

      Besos de colores, guapísima!!!

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu entrada, muy interesante!!

    bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lady Makeup! Muchas gracias :D

      Besos de colores!

      Eliminar
  3. Hola princesa, qué entrada más interesante, te confieso que no sabía la mayor parte de lo que has compartido y me encanta, esta película fue muy especial para mí en su momento y lo sigue siendo; gracias por compartir tanta información.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi hadita linda! Créeme que yo tampoco conocía la mayoría de anécdotas hasta que las descubrí :D

      Gracias a tí por comentar, bonita!

      Besos de colores!

      Eliminar
  4. Me ha encantado la entrada, es una de mis pelis favoritas y no sabía tantas curiosidades de ella. Pobre Val Kilmer, la de tiritas que tuvieron que ponerle... :S La banda sonora es una delicia y la peli no me canso de verla, de hecho, creo que la echaron dos veces en la tele estas navidades y me las tragué enteras xD

    Mil gracias por la entrada Fawn! Besazos y feliz año guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nedylene!!! Estoy completamente de acuerdo con tu opinión, es una peli muy especial, a la cual le debía una entrada como esta :D

      Besos de colores, bonita! Feliz año nuevo!!!

      Eliminar
  5. ¡Willow! Para mí probablemente sí sea la película perfecta de fantasía. Por lo menos es una de mis favoritas indiscutibles de todos los tiempos, eso sí lo tengo claro. Me encanta la historia, los personajes, los monstruos, todo. Y creo que los actores y actrices estuvieron perfectos, y las animaciones (sí, vale, de la época) no han envejecido tan mal como se pueda pensar. En fin, que hoy día se harán maravillas técnicas en cine, pero que a menudo dejan indiferente, Pero para mí esta película es absolutamente mágica.

    En mi mente están Bavmorda como la bruja malvada perfecta, Raziel como la buena, Madmartigan como el típico caballero que recupera su honor, y así con todos los personajes, empezando por el propio Willow.

    Muy interesantes las curiosidades que cuentas. Algo había oído de las novelizaciones, pero no lo tenía del todo claro... Supongo que no se llegaron a publicar en español, verdad? Yo lo que tengo es una pequeña novelita pero que es practicamente una adaptación palabra por palabra del guión. Tengo ganas de, con el tiempo, irme haciendo con objetos curiosos relacionados con la peli, como carteles y cosas así. Por ahora sólo tengo la edición especial en blu-ray y algunas cosas sueltas.

    En fin, mil gracias por rescatarla del recuerdo con esta entrada, Fawn. No sé cómo teniendo un blog de fantasía todavía a estas alturas yo no le he dedicado un artículo de homenaje como se merece; a ver si me animo este año. Desde luego, es una película que nunca me cansaré de ver (y mira que la he visto veces!)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jolan! Me encanta todo lo que comentas en tu opinión, estoy de acuerdo con prácticamente todo :D

      Sobre los objetos, veo por Twitter que ya has empezado... jiji

      Gracia a tí por pasarte y comentar. Espero en breve tu entrada, con la ilusión que has acogido la mía, yo haré lo mismo con la tuya sobre esta peli tan especial para nosotros. Y es cierto, es una película que puedes ver una y mil veces y no te cansas de ella, eso habla de lo grande que es este film :D

      Respondo aquí a tu comentario de abajo: la banda sonora me encanta! Ya comencé la entrada con el vídeo con un track de la peli... jiji

      Y lo del remake... espero que se quede en un rumor (aquí poner dedos cruzados)

      Besos de colores, Jolan!!!!

      Eliminar
  6. ¡Se me olvidaba! La banda sonora a cargo de James Horner: soberbia. Esa también la tengo en el cd original.

    Y, al igual que tú, no estoy muy a favor que digamos de un remake. No quiero que me la estropeen...

    ResponderEliminar
  7. Esta es una de las películas que más me influyó en mi infancia y a dia de hoy la sigo viendo con la misma ilusión y ver estas curiosidades me ha animado a volver a verla ;D
    Desde luego llevar una niña-robot y llevarse algún que otro leñazo no debió de hacer nada facil el rodaje jejeje
    Un besazoo
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me la voy a ver otra vez :D

      Pues sí, lo de la muñeca y los piñazos de Kilmer no debió ser nada guay... jiji

      Besos de colores, bonita!!!

      Eliminar
  8. ¡Fantástica entrada! Willow es una película que me gusta mucho y creo que la rentabilidad está siendo a largo plazo.
    Lo que más me ha sorprendido ha sido que fuera el mismo actor que el de Harry Potter!! Me ha encantado ver que ha podido seguir en escena a lo largo del tiempo.Creo que estamos en una etapa donde Hollywood está expandiéndose, apartándose de lo habitual y aceptando a gente de todos los tamaños, razas, sexos y colores y dotándolos, además, de grandes papeles, como Tyrion,curiosos al menos como en American horror story.
    Por cierto, de pequeña me encantaban las películas de los ewoks y no me enteré hasta hace bien poco de que eran parte de las películas La guerra de las galaxias.
    Un besote,
    Esther.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther!

      Muchas gracias por pasarte y compartir con nosotros tu opinión :D

      Besos de colores!!!!

      Eliminar
  9. ¡Por los dioses Fawn! Has dado con una de las películas que me marcaron de pequeño y causaron lo que hoy en día siento por la fantasía. Una película de culto, me entra nostalgia al recordar esos tiempos y las obras de arte que se hacían en el cine (mucho mejores que muchas películas de la última década). Willow siempre será una joya que deleitará a todo el mundo porque la calidad y el buen hacer no entienden de épocas
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hammer!!! Como tú dices, es una peli de culto y sin duda alguna es una de las mejores películas de fantasía :D

      Besos de colores y muy buen finde!!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...