lunes, 20 de octubre de 2014

De zoos va la cosa: Cabarceno y Santillana

Después de la reseña del viaje a Cantabria, me quedaba una parte en concreto sobre la que hablar y es la dedicada a los animales y para los que nos encanta la naturaleza. Hablar de Cantabria y animales es venirte a la mente enseguida una palabra: Cabarceno. Hace muchos años, en una excursión del cole, recuerdo que la mejor parte de nuestro viaje transcurrió aquí. Como a mi pareja y a mí nos encantan los animales, no podía faltar una visita a este zoo tan especial y particular. Y os preguntaréis que es lo que lo hace tan especial. Yo lo tengo claro: el lugar. No es el típico zoo en el que los animales se mueven en un habitat diminuto, aquí tienen muchísimo espacio para moverse, en un estado de semilibertad. Son más de 20 km de parque, nosotros lo fuimos recorriendo en coche porque andando es una locura. 

Disfrutamos de cada parte del parque y pasamos en él la mayor parte del día, viendo y gozando de cada rincón y de cada animal que podíamos ver, aunque si tenéis pensado ir os aconsejo que llevéis unos prismáticos, ya que hay animales que no están siempre al alcance de la vista y para verlos a veces se localizan algo lejos (esto nos pasó a nosotros con los tigres, estaban en su siestita tan a gusto que sólo les veíamos la cabeza de lejos entre la espesura de la hierba)










Como os decía, el paisaje es una maravilla, el parque está instalado en una antigua mina de hierro y según la zona en la que te encontrabas yo tenía la particular sensación de estar en otro mundo, lo digo en especial por la segunda foto que os muestro a continuación:




Después de la visita a Cabarceno, durante la visita a Santillana del Mar, descubrimos otro zoo que puede ser otra buena alternativa a Cabarceno, aunque  nosotros y nuestra pasión por los animales hizo que visitáramos los dos. Además hay muchos animales que en Cabarceno no se ven. A mí me encantan las aves especialmente, y nunca había visto flamencos en directo... Pues no había forma de sacarme de donde estaban: me tenían fascinada con esos colores tan vivos que tienen.










La verdad es que creo que Cantabria es un viaje ideal para ir con niños por la variedad de actividades que ofrece: que si ahora visitamos un monasterio, pues por la tarde vemos unos animalitos o que vemos un pueblo medieval, lo alternas con una visita a la cueva. Y digo "niños" pero es un viaje ideal para hacer todo el mundo, lo que sucede es que los niños, por regla general, se cansan más en los viajes culturales y necesitan más motivaciones de este tipo, aunque los adultos disfrutamos como ellos, sino decirme a mí que acabé así y no me quería ir... jiji

Luis tuvo que sacarme de aquí a la fuerza, que poco más y nos tenemos
que quedar a dormir con las cabritiñas :D

En breve, más reseñas de escapadas y ya os adelanto que el mes que viene tengo otro gran viaje por realizar a una ciudad que tengo muchas ganas de conocer, con visita a un parque temático incluída, pero esa ya es otra historia que aún está por escribir...

*** Feliz semanacargada de sueños cumplidos,gente linda***

9 comentarios:

  1. Fui a Cabárceno de pequeña, pero apenas me acuerdo...
    Me parece genial que los animales no estan confinados entre cuatro paredes ;D
    Ese tigre me ha enamoradoooo
    Un besoo
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un sitio precioso y para quienes gustamos de los animales es un sitio para ver una vez en la vida al menos :D

      Besos de colores, Lena!

      Eliminar
  2. O jajajaja me encanto esta entrada princesa, desde que soy niña adoro ir a los zoo, es curioso ver a los animales porque son seres con alma pero muy pocos lo comprenden.
    Hace mucho que mo he ido a alguno :$
    Saludos princesa :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Amalia! Seguro que disfrutarías muchísimo en alguno de estos ;)

      Besos de colores, bonita!

      Eliminar
  3. Ais, yo estuve en Cabarceno de excursión con el cole hace muchos años (aunque soy de Madrid), y al poner estas fotos mr ha traído muchos recuerdos del lugar, me pareció precioso y me lo pasé muy bien ^^

    Me alegro que lo hayáis disfrutado!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo al volver estaba como tú: los recuerdos remueven algo en tu interior. Es algo muy especial :D

      Besos de colores, guapi!

      Eliminar
  4. ¡Hola! ^^
    Acabo de conocer este blog por casualidad, a través de otro blog, pero... ¡bendita casualidad! Me encanta, de verdad: el título, el diseño, las fotos... Pero, sobre todo, me gusta cómo escribes.
    Esta entrada me ha gustado mucho, me gusta la forma que tienes de contar todo eso. Yo fui a Cabárcenos cuando tenía unos diez años y me gustó mucho, a pesar de que un avestruz me picara en la cabeza porque un hombre me puso un cacahuete en el gorro (jaja). En serio, ¡buena entrada!
    Espero volver pronto a este encantador rinconcito... Ha sido un placer conocerlo.

    ¡Un beso, que seas muy feliz!

    P.D: Te dejo el enlace a mi blog por si quieres echarle un vistazo, pero vamos, que no hay ninguna obligación (de hecho, con haber pasado por aquí yo ya estoy encantada de la vida).
    misspoessia.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miss Poessía!!! Bienvenida a mi riconcito! Ahora me paso por el tuyo :)

      Muchas gracias por tus palabras, bonita. Siempre que quieras serás muy bien recibida aquí :D

      Besos de colores, bonita!

      Eliminar
  5. Bueno, pues otra razon para ir a Cantabria. Cuando era peque fui a varios zoos por el estilo (enormes y con muchisimo espacio para los animales) como El Rebollar o La Cuniacha, que esta en mitad del monte, con un bosque, y algunos animales no parece que tengan un cercado.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...