lunes, 19 de mayo de 2014

Viaje a Cantabria. Mayo 2014 (1ª Parte)

Hola a todos! Para comenzar la semana, os traigo la reseña de nuestro viaje a Cantabria. Hace ya unos 15 años que no visitaba Cantabria, y recuerdo lo mucho que me había gustado, así que cuando planeamos el viaje, queríamos que fuese a esta tierra por su variedad en monumentos, paisajes, gastronomía... Lo cierto es que esta bella tierra no defrauda a sus visitantes y desde mi punto de vista me parece un viaje ideal para ir con niños, dada la variedad de opciones que hay para que éstos disfruten, que se pueden intercalar con visitas a monumentos históricos sin que para ellos se haga tan pesado (que ya sabemos por regla general, lo que pasa cuando uno va con niños a este tipo de lugares). Así que sin más, comenzamos con este diario de abordo de nuestro viaje a Cantabria:

Uno de los principales objetivos de este viaje, era disfrutar de las vistas desde el mirador de Fuente Dé. Por el camino, no podíamos dejar de mirar embelesados el paisaje que nos rodeaba:

Junto a un refugio para pastores





Nuestra primera parada "oficial" fue en Potes, un pueblo precioso, que nos transporta en el tiempo: Este municipio es uno de los más atractivos de Cantabria gracias a sus particularidades geográficasPotes es un territorio llano rodeado de montañas donde desarrollaron sus luchas medievales las poderosas casas de los Mendoza y los Manrique. En épocas más recientes, 1836, nacía aquí el gran violinista Jesús de Monasterio. La población de Potes, capital del pequeño municipio, está ubicada en el centro de la comarca de Liébana, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa. Rodeada de un espectacular paisaje y situada en la confluencia de los cuatro valles de la Comarca, la villa nos descubre a cada paso su rica historia. Aparece mencionada documentalmente desde mediados del siglo IX y desde los años finales del medievo estuvo vinculada a la Casa del Marqués de Santillana, primero, y a la del Infantado, después. Es conocida como la villa de los puentes (de ahí su nombre) y de las torres. De manera especial destacan la del Infantado (hoy sede del ayuntamiento) y la de Orejón de la Lama, ambas del siglo XV. Os dejo con algunas de las fotos que saqué en esta villa:







Mención aparte y destacada merecen los famosos licores de elaboración artesanal, el orujo (cuya fiesta se celebra segundo fin de semana de noviembre) y el tostadillo. Para mi padre le traje dos botellas para su colección particular (colección que comenzó en 1979, así que podréis imaginar que cualquier bar podría sentir envidia de la misma) y para mí me traje la que tenéis debajo. Fue verla, y me dije "yo tengo que probar esoooo". Lo dicho, para casa se vino y lo puedo afirmar: está buenísimo, además esta bebida de crema de chocolate blanco con orujo no es fuerte, con lo cual más a gustito se bebe ... jiji

Rico, rico... y con fundamento :)

Y después de haber comido, tomamos rumbo hacia Fuente Dé, y donde me llevé el único "disgusto" de todo el viaje, y es que la niebla imposibilitaba la visión de las (seguramente) preciosas vistas. Aún así, yo dije que subía y subí:


Las vistas subiendo en el teleférico:



Y ya arriba, sin posibilidad de disfrutar de la vista, me dediqué a dar un pequeño paseo a 1800 metros de altura. No sabría deciros si me encontraba en lo alto de la montaña o había llegado al cielo... jeje


Si me veis con las gafas de sol, era porque las llevaba como "amuleto" para ver
si el tiempo nos concedía una tregua y podíamos disfrutar de las vistas...
No hubo suerte :(


Ya os adelanto que fue el único contratiempo que tuvimos en este viaje. Cumplí el sueño de subir en un teleférico pero no pude disfrutar de las vistas. Conclusión: Tengo otra excusa para volver porque me ha quedado esa espinita clavada y como soy muy persistente, no tardaré en volver por aquí... jejeje.

Hasta aquí, la primera parte de este viaje. Y ¿vosotros habéis estado en alguno de estos lugares? ¿Habéis subido al Fuente Dé y disfrutado de las vistas?

*** Muy Feliz Semana Cargada De Sueños Cumplidos ***

6 comentarios:

  1. ¡Hola princesa!

    Has tenido un viaje de ensueño y me alegra mucho por ti. No sabía mucho acerca de este lugar, más allá de lo que la cultura general manda, así que me encanta haber podido conocer un poco más acerca de él gracias a las imágenes y esta crónica tan bonita. Espero que la visita se repita muy pronto.

    Un besazo y muy feliz inicio de semana también para ti.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Fawn!

    ¡Hace pocos años también estuve por ahí de viaje!
    La verdad es que vale la pena ir alguna vez en tu vida, ¡qué pena lo de la niebla!
    EN el pueblecito también estuve y me encantó, aunque no probé el licor, jajajaja.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Que preciosidad de lugares, niebla incluida *-* <3

    ResponderEliminar
  4. Unos lugares casi de ensueño.. a pesar de la niebla o la lluvia se ve maravilloso, gracias por compartir,
    da ganas de hacer equipaje y salir ya ^^

    besos y disfruta ^^

    ResponderEliminar
  5. Cantabria es maravillosa, verde y hermosa.
    Yo siempre que puedo voy a veranear por sus costas o a visitar algún pueblecito perdido.
    Un besoo
    Lena

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el pueblecito, y el paisaje verde, y la niebla también ;). Yo he ido varias veces al norte, pero sólo a "los extremos": Galicia y el Pirineo. En el Pirineo catalán vi un pueblecito parecido a Potes, en la Vall d'Aran. Así que espero poder ir alguna vez.
    Por cierto, esa familia Manrique ¿no será por casualidad la familia de Jorge Manrique, el poeta?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...