domingo, 22 de diciembre de 2013

Otoño en Madrid (1ª parte)

Como os comenté en mi reseña del musical de "El rey león", aproveché mis últimas vacaciones del año para hacer una escapada a la capital de cuatro días y visitar un montón de sitios, y además de disfrutar del espectáculo Disney, tuvimos la oportunidad de ver "The Hole 2" en el teatro La Latina, de cuya primera parte habló en su día Paola, en su blog, y me quedé con muchas ganas de verlo, así que aprovechamos para verlo la noche del domingo, nuestro penúltima noche en la capital.

Siempre que hago un viaje turístico, organizo una lista con los lugares que quiero visitar por cercanía entre unos y otros, para no perder el tiempo, y en Madrid tenía un montón de sitios que conocer, ya que no había estado nunca en la capital. Lo cierto, es que nos organizamos muy bien (también le metimos una caña al cuerpo impresionante: fueron cuatro días muy intensos pero merecieron la pena totalmente) y gracias al maravilloso metro pudimos ver todo lo que tenía pensado visitar en este primer viaje a Madrid. Mi único pesar es no haber podido estar más tiempo en el Museo del Prado, pero vi las obras con las que quería deleitarme por primera vez en la vida... Así que comenzamos esta aventura por tierras madrileñas:

La primera parada por tema de horarios (otra cosa que siempre tengo en cuenta cuando organizo un viaje) fue en el precioso Museo del Romanticismo, cuya entrada cuesta sólo 3 euros y nos traslada en el tiempo con el mobiliario, objetos y cuadros que en él se pueden admirar. Os cuento un poquito de su historia: El Museo Romántico fue creado por  Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer, II Marqués de la Vega-Inclán (1858-1942), por donación al Estado en 1921, después de haber presentado un conjunto importante de cuadros, muebles y objetos de su propiedad, en una exposición organizada por la Sociedad de Amigos del Arte, como anticipo de lo que sería el futuro museo.
Estos fondos se instalaron, desde el principio, en su actual sede, en el número 13 de la calle San Mateo de Madrid, en un edificio construido en 1776 bajo la dirección del arquitecto Manuel Rodríguez. En 1850 el inmueble pasó a ser propiedad del Conde de la Puebla Maestre y después, desde junio de 1921, fue sede de la Comisaría Regia de Turismo, organismo creado por Vega-Inclán.
Retrato de Isabel II
La inauguración del Museo tuvo lugar en el año 1924, con obras pertenecientes a su fundador, a las que se añadieron donaciones y depósitos de personalidades del momento, como los dos cuadros de Alenza donados por el Marqués de Cerralbo u objetos pertenecientes a grandes literatos como Mariano José de Larra, José de Zorrilla, o Juan Ramón Jiménez. Inmediatamente, el Museo fue objeto de un vivo interés por parte de los más grandes intelectuales del momento, como José Ortega y Gasset, Francisco Sánchez Cantón o el Marqués de Lozoya. Con posterioridad, durante la Guerra Civil, la importancia de la institución quedó subrayada por el hecho de nombrar como director del Museo Romántico a una personalidad tan emblemática como la de Rafael Alberti, con lo que quedaba garantizada la protección del rico patrimonio custodiado en él.
Con el transcurso de los años, la colección del Museo ha ido enriqueciéndose con todo tipo de adquisiciones, donaciones y depósitos, que logran completar la visión global que la institución quiere ofrecer a sus visitantes sobre el Romanticismo en España, enfatizándose así su condición de Casa-Museo.

El Museo Romántico cerró sus puertas en 2001 para acometer una reforma integral del edificio, que también incluye una reordenación de sus salas y del discurso expositivo. En 2009 se produce su reapertura, bajo la nueva denominación de Museo de Romanticismo, más acorde con sus contenidos.


Os dejo con algunas de las fotos que saqué en el museo:



El salón de baile se convirtió en mi parte favorita del museo










Así eran las calculadoras antiguamente... Ideales para llevar al colegio
en la mochila... jiji





Nos encantó el Museo del Romanticismo y su precio tan asequible lo hace casi obligatorio de visitar, muy recomendable, y además te dejan hacer fotos, sin flash, pero te puedes llevar un recuerdo de tu estancia en él. La siguiente parada era en el Templo de Debod, situado en la Montaña del Príncipe. Era uno de los lugares que más ganas tenía de conocer. Es curioso y sorprendente a su vez, que mucha gente en nuestro país desconozca que en la capital madrileña hay un templo egipcio que tiene una antigüedad aproximada de 2200 años y que fue un regalo de Egipto a España (año 1968), en compensación por la ayuda española, tras el llamamiento internacional realizado por la Unesco para salvar los templos de Nubia, principalmente el de Abu Simbel, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán.

Tenía muchísimas ganas de ver este templo al anochecer y fue una apuesta segura: la iluminación que tienen puesta al templo es una visión única y realmente preciosa. No pudimos entrar ese día a visitarlo pero no nos importó demasiado porque volveríamos el domingo por la mañana para descubrir los secretos que aguarda en su interior. Estuvimos admirando la belleza del Templo de Debod y sacando fotos de esta maravilla:



Las vistas desde Debod al atardecer... Sin palabras...

La siguiente visita fue al Museo del Prado, del cual tengo una espinita clavada porque me habría gustado estar muchísimo más tiempo visitándolo del que estuve, pero para otra que vuelva a Madrid, será al primer lugar al que vuelva para disfrutar de él con mayor tranquilidad y tiempo. La entrada nos salió gratuita porque de lunes a sábado de 18:00 a 20:00 h y los domingos y festivos de 17:00 a 19:00 es gratis.


En la cola para entrar una señora muy amable. que nos escuchó hablar, nos guió directamente a uno de los cuadros que más ganas tenía de ver en directo: "Las Meninas", la obra maestra de Velázquez. Ella nos contó que siempre que iba al museo se pasaba 15 minutos delante de ese cuadro que tanta belleza y misterio desprende. La verdad es que nosotras también fuimos conquistadas por el cuadro y nos pasamos mucho tiempo admirándolo.  También nos recorrimos la exposición con los cuadros de Goya, el Romanticismo... Y poco más, ya que el museo cerraba sus puertas ya. Así que tengo otra visita pendiente a Madrid, merece ya sólo la pena por las joyas que alberga en su interior el Prado.

Al salir, nos dirijimos a la Plaza de la Cibeles y disfrutamos del encanto de la ciudad en la noche:

Escaparates llenos de arte ^_^


Sacarse una foto junto a la Cibeles es casi obligatorio... jeje

El Banco de España


La Gran Vía  madrileña 

Y hasta aquí la primera parte de la crónica del viaje a la capital madrileña ^_^

15 comentarios:

  1. No sabes las ganas que tengo de visitar el Museo del Romanticismo. Es como un minisueño que me ronda desde hace tiempo.
    En Madrid sólo he estado una vez, y de pasada, así que no vi casi nada. Además, era muy pequeña y no tenía los gustos y las inquietudes de ahora. A ver si un día de estos hago una visita en condiciones.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que cuando menos te lo esperes, puedes visitarlo. Es muy bonito :)

      Madrid tiene mucho para ver. Yo tampoco lo conocía y me ha encantado y más adelante me gustaría volver a conocer otros sitios y sobre todo disfrutar mas del Museo del Prado :D

      Besos de colores, Seri! Felices Fiestas!!!

      Eliminar
  2. ¡Hola princesa!

    El otoño es mi estación favorita del año y siempre he soñado con visitar alguna vez Madrid, así que has juntado en una sola entrada dos cosas muy importantes para mí, y cuánto he disfrutado tanto leerte, como ver las preciosas imágenes que nos has mostrado.

    Gracias por llevarnos como compañeros en este hermoso viaje.

    Desde ya quiero desearte unas muy felices fiestas, princesa, que disfrutes de unos días maravillosos al lado de todos tus seres queridos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hadita linda!!!

      Me alegro mucho de que te haya gustado esta primera parte del viaje, y tengo la intuición de que te van a encantar las siguientes partes ;)

      Gracias a tí por pasarte por mi rinconcito y querer formar parte de esta crónica.

      Besos de colores, linda!

      Eliminar
  3. ¡Anda, ¿has estado por los madriles, Fawn!? Espero que lo hayas pasado bien, aunque como madrileño debo admitir que nuestra ciudad ha perdido mucha oferta cultural y otra serie de ventajas a raíz de la manida crisis y de los lamentables alcaldes que nos han caído en gracia...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii Jolan! Y lo he pasado genial. Me ha gustado mucho la capital. Es una pena lo que comentas, ojalá remonte la oferta cultural pronto...

      Besos de colores y Felices Fiestas, Jolan!

      Eliminar
  4. ¡Hola Fawn!

    De aquí solo he visitado el musep de Prado, ¡pero tus otras visitas parecen también interesantísimas! Lo de los escaparates no lo había visto nunca, ¡qué curioso!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mickey Disney!

      Me alegro que te haya gustado. Aún tengo muchas que enseñaros de esta crónica del viaje a Madrid. A mí también me llamaron muchísimo la atención los escaparates ^_^

      Besos de colores y Felices Fiestas!!!

      Eliminar
  5. ¡Hola Fawn!

    ¡Qué bonita es Madrid! Hay tantas cosas que ver en esta ciudad que tendría que visitarla un montón de veces para poder verlo todo. Yo estuve hace ya un tiempo, cuando tenía unos 12-13 años más o menos, y me encantaría volver otra ver. El museo del Romanticismo me ha encantado:) ¡Espero poder visitarlo algún día!

    ¡Feliz Navidad Fawn! Espero que disfrutes muchísimo durante estas fiestas:)

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola princesa de cuentos de hadas!!

      La verdad es que tienes razón, Madrid tiene mucho que ver y es imposible verlo todo en un viaje, pero por algo hay que empezar,no te parece?

      Muy felices fiestas para tí también!!!

      Besos de colores, linda!

      Eliminar
  6. Hermosas fotos, saludos desde Mexico, he conocido un poco a traves de este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a mi riconcito, Lindaivette!!! Me alegro mucho de que a través de mi post hayas conocido un poquito de la capital de mi país ;)

      Besos de colores y muy felices fiestas!!!

      Eliminar
  7. Buenas Fawn!
    FELIZ Navidad preciosa! ^^ Espero que lo estés pasando muy bien estas fiestas! Ya queda poco para el cambio de año *O* Espero que tengas buen comienzo
    Oye, qué bonitos los sitios que nos enseñas de Madrid, yo a esa ciudad sólo he estado de paso por carretera y alguna vez en Gran Vía y nada más, para exámenes oficiales y eso, pero de haber sabido que había cosas así, como el templo egipcio, me hubiese quedado a verlo o el museo del romanticismo :) ¡Gracias por enseñarlo!
    Besos guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa Nedylene!!!

      El Templo de Debod es impresionante. Si algún día vuelves, tienes que verlo y más al atardecer porque es precioso ^_^

      Gracias a tí por comentar con tanto cariño e ilusión. En breve, continuaré con la segunda parte del viaje ;)

      Muy Feliz Navidad para tí también, linda!!!!!

      Besos de colores!!!!

      Eliminar
  8. ¡Hola, Fawn!
    Yo también estuve en Madrid, varias veces, y de los sitios que aquí pones los he visitado todos menos el Museo del Romanticismo... ¡quiero ir! Lo apunto para la próxima.
    Yo vi el templo de Debod cuando atardecía, pero el sol estaba un poco más alto, así que estaba todo naranja y rosado...
    Cuando yo fui al Prado le dedicamos un día entero, pero te recomiendo (es un consejo que nos dio mi profesor de Historia del Arte) que, si vuelves a Madrid y vas para poquitos días, en vez de al Prado vayas al Thyssen-Bornemista, que es más pequeño pero tiene una joyita de cada época, y así te dará tiempo a ver un poco de todo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...