miércoles, 17 de octubre de 2012

Fábula "Las cuatro estaciones"




"Había un hombre que tenía cuatro hijos. Como parte de su educación, él quería que ellos aprendieran a no juzgar a las personas y las cosas tan rápidamente como suele hacerse. Entonces los envió a cada uno, por turnos, a ver un árbol de peras que estaba a gran distancia de su casa. En su país había estaciones, así que el primer hijo fue en invierno; el segundo en primavera; el tercero en verano y el cuarto en otoño. Cuando todos habían ido y regresado, el padre los llamó y les pidió que describieran lo que habían visto.
El primer hijo dijo que el árbol era horrible, giboso y retorcido, parecía seco y sin vida. El segundo dijo que no, que el árbol estaba cubierto de brotes verdes y lleno de retoños que prometían flores. El tercer hijo no estuvo de acuerdo: él dijo que estaba cargado de flores, que emanaba un aroma muy dulce y se veía hermoso; era el árbol más lleno de gracia que jamás había visto.
El último de los hijos tampoco estuvo de acuerdo con ninguno de ellos. Dijo que el árbol estaba cargado de peras maduras, lleno de savia y bienestar. Como los pájaros acudían al peral para comer de los frutos que se estaban marchitando, todo a su alrededor se llenaba de un exquisito aroma. Entonces el padre les explicó a sus hijos que todos tenían la razón, porque ellos sólo habían visto una de las estaciones de la vida del árbol. Y añadió que por eso no se podía juzgar a una persona por sólo ver una de sus temporadas: 

“La esencia de lo que son los hombres, el placer, la tristeza, el regocijo y el amor que vienen con la vida sólo pueden ser medidas al final, cuando todas las estaciones hayan pasado”.

8 comentarios:

  1. Una fábula corta, pero bonita. Habría que popularizarla más, porque muchas veces las apariencias cuentan demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Lunedí ;)

      Eliminar
  2. hola Fawn
    bonita fabula es cierto no se puede jusgar a nadie por lo que se ve es como jusgar un libro por su portada

    me gusto mucho estamos en contacto mi hadita de los cuentos de hadas te deseo felicidad y te mando un gran abrazo con mucho pixie dust

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola GigiDisney, me alegra que te haya gustado. Lo cierto es que me pareció preciosa y decidí ponerla en el blog.

      Un besito muy grande para mi bella durmiente mexicana. Yo también te deseo toda la felicidad del mundo.

      Que Campanilla te cuide y te guarde, linda!

      Eliminar
  3. No la conocía y me ha encantado :)
    Me has hecho recordar un cuento que explicaba a los niños sobre porqué a algunos árboles se les caen las hojas. Quizá lo ponga un día en el blog porque es muy bonito ^^
    Y cuanta razón tiene la frase final.

    Un besazo preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, amiga ^__^

      Si quieres ponerla en el blog, hazlo princesita linda ;)

      Un beso muuuuy grande y felices sueños!!!

      Eliminar
  4. Nunca había escuchado esta fabula, pero me ha encantado. Debería de ser más conocida. Puede que así se aprenda a no juzgar a nadie por las apariencias. Si se aprende desde pequeño, mejor :)
    Un beso!!!=^-^=

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado Furukawa. Espero que le sirva a mucha gente para enseñarles a sus niños que no se debe juzgar por las apariencias a las personas.

      Un besote y muy feliz semana!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...