jueves, 27 de septiembre de 2012

Finde en Valladolid. Segunda Parte

Nuestro segundo y último día comenzó con una temprana visita al museo-palacio de Valladolid, donde además de admirar el edificio por fuera y dentro, vimos una exposición muy interesante: desde restos prehistóricos hasta cerámica del siglo XIX. 













La Plaza Mayor de Valladolid:




La siguiente parada fue en la casa-museo de Cervantes, un sitio acogedor, perdido en el tiempo entre grandes edificios que hay en sus cercanías, y que personalmente ha sido mi lugar preferido de esta visita por su encanto. En la casa no hay muebles de Cervantes pero sí de la época. La casa en sí es una representación de la vida en el siglo XVII, la vida de un hidalgo español de entonces:













Hasta aquí  por hoy. Continuaremos el viaje en breve...

9 comentarios:

  1. La verdad es que hay fotos que parecen de película o de un cuento de princesas :) Y ese toque medieval en algunas cambras es precioso.

    Tenemos que ir un dia a verlo porque seguro que fue precioso todo :)

    Un besazo preciosa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, te espero por tierras castellanas ;)

      Un beso muy grande, princesa!!!

      Eliminar
  2. ¡Qué bien, la casa-museo de Cervantes! Cervantes es una de las personas del pasado con las que me gustaría tener una charla alguna vez...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustaría tener una charla con él. La casa es preciosa ^__^

      Eliminar
    2. Sí, creo que podríamos hacernos nuestra lista particular de "Personas del pasado con las que tomarse un café" (y, a lo mejor, también la lista de "Personas del pasado a las que decirles cuatro cosas bien dichas") no sé cuándo acabaríamos...

      Eliminar
  3. De todo lo que has mostrado, también me quedo con la casa-museo de Cervantes. Y no porque este escritor me merezca una admiración especial, que sí, que me encanta y me he leído todo lo que escribió, o al menos lo que se conserva, pero Lope de Vega, por ejemplo, me parece más talentoso. Sin embargo, son las formas, ver y respirar la forma de vida de una época que a pesar de los cinco siglos que hace que han pasado, sigue cautivando y hechizando (aunque sinceramente creo que habituados a las comodidades "modernas", nadie quisiera vivir en esa época). Pero solo viendo las fotos, me he imaginado las tardes del invierno de aquella época, a la luz de las chimeneas y de las velas, oyendo el zumbido del viento, y con el frío traspasando el muro frágil que ofrecía la casa... Y ya he echado la imaginación a volar. Así que no te digo qué sería poder verlo en directo... Y acabo de añadir una cosa más a la lista de cosas que no tengo ni idea si haré en el futuro, pero al menos, no se me olvida ^_^.

    La Plaza Mayor también me ha recordado a principios del siglo XX, a personas que buscan un lugar para pasear y sentarse en un banco mirando la tarde cuando el tiempo es benévolo. Me ha parecido un lugar ideal para pasar una tarde tranquila, conversando o leyendo.

    El museo palacio esconde maravillas, recuerdos del paso de la vida por este mismo espacio que habitamos ahora. Me ha gustado mucho la foto donde aparecen tres figuritas, aunque no se aprecia bien el detalle, puedo leer que representa a Juan Evangelista y otros predicadores del Evangelio. La corona es una pasada. Y la imagen que hay arriba de los evangelistas, imagino que serán los restos prehistóricos de los que hablas. Estas cosas me resultan fascinantes porque aprecio en ellas un reflejo de la evolución y eso me hace imaginar hacia dónde ha derivado la vida y hacia dónde deriva.

    Una entrada preciosa e interesante. Un reflejo de dos días inolvidables y que tan amablemente compartes en tu bosque encantado hada madrina. Muchas gracias.

    Un besito muy grande, hadita preciosa. Que la semana que está comenzando llene tu vida de sueños cumplidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo pienso muchas veces: soy una apasionada del pasado, de las casas de época, de los castillos medievales, el vestuario... pero cuando pienso en las condiciones de vida y la higiene y la falta de comodidades en aquel entonces, me doy cuenta de lo afortundada que soy en muchos sentidos. Aunque también creo que no se estraña aquello que no se conoce, así que si hubiera vivido en aquella época sin conocer lo que conozco, tal vez habría sido muy feliz en la sencillez de mi vida.

      Ya sabes, un lugar a anotar en tu lista de visitas pendientes. Yo tengo un millar porque viajar y descubrir lugares con encantos es de lo que más me apasiona en esta vida ^_^

      Feliz semana,amigo poeta. Un beso muy grande

      Eliminar
  4. Por cierto, Fawn, ¿qué le ha pasado a tu entrada de "Adiós, verano, bienvenido, otoño. Mi viaje a Asturias"? No lo encuentro en el índice, o me pone que el enlace no está, y cosas por el estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues porque la borré sin querer, como con otras entradas que ya me ha pasado también, aichsss. Si quieres ver el vídeo puedes hacerlo aquí:
      http://youtu.be/geNAP6-JkL4

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...