martes, 28 de agosto de 2012

Mito de Prometeo

Hoy toca un poquito de mitología griega que hace tiempo que tengo el tema un poco abandonado. La entrada de hoy trata del Titán Prometeo. Espero que les guste:



"EL AMIGO DE LOS HOMBRES"


"En la mitología griega, Prometeo es el Titán amigo de los mortales, honrado principalmente por robar el fuego de los dioses en el tallo de una cañaheja, darlo a los hombres para su uso y posteriormente ser castigado por Zeus por este motivo.

Prometeo era hijo de Jápeto y la oceánide Asia (o de la también oceánide Clímene). Sin embargo, Esquilo afirmaba en su "Prometeo encadenado" que era hijo de Gea o Temis. Según una versión minoritaria, el gigante Eurimedonte violó a Hera cuando ésta era una niña y engendró a Prometeo, lo que causó la furia de Zeus. Era hermano de Atlas, Epimeteo y Menecio, a los que superaba en astucia y engaños. No tenía miedo alguno a los dioses, y ridiculizó a Zeus y su poca perspicacia. 

Prometeo fue un gran benefactor de la humanidad. Urdió un primer engaño contra Zeus al realizar el sacrificio de un gran buey que dividió a continuación en dos partes: en una de ellas puso la piel, la carne y las vísceras, que ocultó en el vientre del buey y en la otra puso los huesos pero los cubrió de apetitosa grasa. Dejó entonces elegir a Zeus la parte que comerían los dioses. Zeus eligió la capa de grasa y se llenó de cólera cuando vio que en realidad había escogido los huesos. Desde entonces los hombres queman en los sacrificios los huesos para ofrecerlos a los dioses, pero la carne se la comen.

Indignado por este engaño, Zeus privó a los hombres del fuego. Prometeo decidió robarlo, así que subió al monte Olimpo y lo cogió del carro de Helios (en la mitología posterior, Apolo) o de la forja de Hefesto y lo consiguió devolver a los hombres en el tallo de una cañaleja, que arde lentamente y resulta muy apropiado para este fin. De esta forma la humanidad pudo calentarse.

En otras versiones (notablemente, el Protágoras de Platón), Prometeo robaba las artes de Hefesto y Atenea, llevándose también el fuego porque sin él no servían para nada, y proporcionando de esta forma al hombre los medios con los que ganarse la vida.

Para vengarse por esta segunda ofensa, Zeus ordenó a Hefesto que hiciese una mujer de arcilla llamada Pandora. Zeus le infundió vida y la envió por medio de Hermes a Epimeteo, el hermano de Prometeo, en cuya casa se encontraba la jarra (en otras versiones un baúl o una caja) que contenía todas las desgracias (plagas, dolor, pobreza, crimen, etcétera) con las que Zeus quería castigar a la humanidad. Epimeteo se casó con ella para aplacar la ira de Zeus por haberla rechazado una primera vez a causa de las advertencias de su hermano para que no aceptase ningún regalo de los dioses y quien en castigo sería encadenado. Pandora terminaría abriendo el ánfora, tal y como Zeus había previsto.

Tras vengarse así de la humanidad, Zeus se vengó también de Prometeo e hizo que lo llevaran al Cáucaso, donde fue encadenado por Hefesto con la ayuda de Bía y Cratos. Zeus envió un águila (hija de los monstruos Tifón y Equidna) para que se comiera el hígado de Prometeo. Siendo éste inmortal, su hígado volvía a crecerle cada noche, y el águila volvía a comérselo cada día. Este castigo había de durar para siempre, pero Heracles pasó por el lugar de cautiverio de Prometeo de camino al jardín de las Hespérides y lo liberó disparando una flecha al águila. Esta vez no le importó a Zeus que Prometeo evitase de nuevo su castigo, al proporcionar la liberación más gloria a Heracles, quien era hijo de Zeus. Prometeo fue así liberado, aunque debía llevar con él un anillo unido a un trozo de la roca a la que fue encadenado. Agradecido, Prometeo reveló a Heracles el modo de obtener las manzanas de las Hespérides.

Sin embargo, en otra versión Prometeo fue liberado por Hefesto tras revelar a Zeus el destino de que si tenía un hijo con la nereida Tetis, este hijo llegaría a ser más poderoso que su padre, quien quiera que éste fuera. Por ello Zeus evitó tener a Tetis como consorte y el hijo que tuvo ésta con Peleo fue Aquiles quien, tal y como decía la profecía, llegó a ser más poderoso que su padre.

La Biblioteca mitológica recoge una versión según la cual Prometeo fue el creador de los hombres, modelándolos con barro. Prometeo se ofreció ante Zeus para cambiar su mortalidad por la inmortalidad de Quirón cuando éste fue herido accidentalmente por Heracles, lo que le produjo una herida incurable."

7 comentarios:

  1. Una entrada trabajada a conciencia, fiel a tu estilo.

    El mito de Promoteo cuenta con variantes que, en mi opinión, le hace ganar riqueza. Aunque, según recuerdo de la facultad, el castigo del Caúcaso es la parte del mito del Titán más celebrada, quizá, por la mezcla con los trabajo de Hércules.

    De cualquier modo, has hecho una entrada muy completa sobre Prometeo, sobre todas las variantes de este personaje y las enseñanzas que se encierran en sus historias.

    EL mundo de la mitología griega es muy grande y hay tantas historias que contar, que este esfuerzo que personas como tú hacen por ofrecerlo de un modo tan ordenao y claro, es de agradecer. Y yo, personalmente, agradezco el que me permitas refrescar la memoria con tu forma tan sencilla y bonita de contarlo todo.

    Un besito muy grande, hada marina. Es todo un lujo acercarse a tu bosque mágico en el que cada entrada, es un deleite para los sentidos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Juanjo! Desde que tenía unos 12 años me apasiona la mitología, sobre todo la griega y la egipcia. A ver si un día me pongo con la egipcia también.

      A tí se te estropeó el ordenador, no? pues yo he estado dos días también sin él gracias a un nuevo virus que pulula por la red y que es bastante fastidiado... Espero que lo tuyo haya tenido fácil arreglo.

      Un beso muy grande y buen finde amigo, alma de poeta ;)

      Eliminar
  2. Muy buena entrada ¡te has esforzado mucho!
    me gusta mucho la mitología.
    Te sigo si puedes pasate por mi blog.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha gustado mucho el mito de Prometeo porque robo el fuego para los humanos. Aunque su castigo fue muy cruel, los dioses griegos no se andaban con finezas. Una entrada interesantisima, mi querida hadita. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que te iba a gustar jejeje

      Muchas gracias por tus palabras, hadita de los libros. Con tu entrada de hoy de peluches Ghibli me has dado ideas... jiji

      Un besote!!

      Eliminar
  4. A mí también me apasiona la mitología desde pequeña... El mito de Prometeo es el Castigo Eterno más conocido... y el que más grima da de ver representado en un museo. Por cierto, el que ayudó a Heracles a entrar en el Jardín de las Hespérides era Atlas, ¿no? ¿O le echó Prometeo también una mano?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tenemos mucho en común, Lunedí.
      Si, Prometeo ayudó a Heracles en el jardín de las Hespérides ;)
      Un besito muy grande Lunedí y muy buen finde!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...